e-Book

Nada En Exceso

Un ensayo sobre la manera occidental de actuar

Stefano Csaszar
Philosophie

El objetivo del contenido de este ensayo es en primer lugar llamar la atención sobre estos aspectos fundamentales de nuestra actitud marcada por la cultura y sus principios fundamentales que, innecesaria e ilógicamente nos complican la vida más de lo que ya es. Depende al final de cada individuo como percibe la necesidad de tomar medidas para lograr mejoras.
La descripción de la esencia así que el significado del tiempo y como lo manejamos nos tiene que ayudar a entender el motivo de la creación de tanto exceso.
La comprensión de los principios dominantes en la economía de carácter occidental debería darnos suficientes conocimientos sobre aspectos importantes de la realidad en la que vivimos para abrirnos los ojos.
Es importante realizar un auto chequeo tras haber pasado por la educación de los padres y escolar y tras las adaptaciones realizadas al entorno social en el que vivimos.
La percepción de magnitudes o la detección de lo fundamental detrás de la fachada que percibimos ante nuestros ojos deberían salvaguardarnos exitosamente del exceso. En ese sentido: Lo que cuenta para un ser humano es la robustez de su conciencia más allá de la apariencia y más allá de su aspecto musculoso, la fuerza de su corazón.
La gravitación se toma como motivo para exponer aspectos inquietantes de nuestro mundo científico.
Los derechos que nos corresponden van detrás de las obligaciones que tenemos que cumplir. No hay derechos sin obligaciones.
Existe una dimensión que despreciamos casi sin percibirlo. Se trata de nuestra concepción de la lógica. Los matemáticos, profesionales en este campo, demuestran irrefutablemente que nuestras posibilidades mentales no nos capacitan a formular conclusiones libres de contradicciones.
¿Nos puede ayudar la vivencia consciente de la espiritualidad a invertir nuestro tiempo limitado y nuestras energías en la consecución de fines mayores y más nobles, en lugar de la realización de expectativas que nos han más encasquetado?